sábado, 26 de septiembre de 2009

Luna en decadencia

Era una tarde otoñal.
Conté hojas y esperanzas.
Mi cabello bailó;
Fui feliz, mas no libre.

Cayó la noche como diluvio
enalteciéndose en cada gota,
menguando a la luna.
La vi, amorfa. Fría como la muerte misma.

Acercóseme sigilosa
bailando como nunca.
Sin palabras me rogó,
sin sosiego la seguí.

Ahora como cualquier iluso
voy respondiendo al viento
acertijos sobre aquella historia
de un futuro nubiloso…

1 comentario:

Andresk dijo...

"fui feliz, mas no libre" Genial. Me gustaron tus letras, te invito a pasar por mi blog. Saludos